Feos, sucios y malos

DUELO

Así son los otros, sobre todo cuando hay elecciones y la cosa va de votos y partidos políticos. Por estos días los unos y los otros son protagonistas en ambas orillas de Atlántico, del clásico (derbi) por la Copa Kitschfilm. El próximo 27 de octubre se enfrentan en Argentina y el 10 de noviembre en España. Mientras tanto en Catalunya el órdago ya no se arregla con papeletas en las urnas ni debates por televisión.

Parece que hubo un tiempo en que cada uno ocupaba su lugar y los trenes surcaban raudamente las naciones transportando exclusivamente a los patriotas (o sea nosotros) y sus bienes. Pero un día, quizás en alguna de esas estaciones muy alejadas del centro, se coló uno de ellos, después otro y otro más. Poco a poco se propagó el virus y la contaminación fue imparable, los otros se filtraron en nuestros vagones. Las consecuencias fueron abominables, los bordes se expandieron hacia adentro, las certezas se corrompieron y las costumbres perdieron solidez.

Cabe reconocer que todos y todas alguna vez fuimos otros, pero preferimos olvidarlo por el bien de la patria. Los argentinos fueron otros para los ingleses y luego los bolivianos fueron otros para los argentinos. Los españoles fueron otros para los alemanes y los rumanos fueron otros para los españoles. Los italianos fueron otros para los suecos y luego los albaneses fueron otros para los italianos. Y así hasta los días de Homero Simpson, “El griego”.

Con el paso del tiempo fuimos aprendiendo a reconocer a los otros, porque muchos intentaron pasar desapercibidos entre nosotros. Corrieron rumores que cuando llegaba la noche la piel cambiaba de color y las orejas les crecían puntiagudas. Lo más trágico fueron las cópulas carnales secretas. Las gramaticales eran soportables, aunque no cayó muy bien que ese Lennon dijera aquello de que “los de la galería pueden aplaudir, los de los palcos basta con que hagan sonar sus joyas”. Nosotros después le dimos un Nobel a Dylan.

Los profesores de educación física advirtieron: la fealdad exótica licuaría la belleza de nuestras razas. Nos separan diferencias culturales y religiosas, advirtieron los empleados bancarios. El sindicato de podólogos nos explicó que los otros nacieron casi siempre más allá del desierto de los tártaros. Las modistas de novias afirmaron en las estaciones de radio que tal vez por eso tenían las pantorillas más anchas.

Ninguno de nosotros alquilaba pisos en los barrios donde vivían demasiados otros, eludimos enviar a nuestros hijos a las escuelas donde acudían muchas hijas de otros y no frecuentamos los bares donde se reunían los otros. Eso sí, comenzamos a ir de vacaciones a los países donde vivían los otros porque todo resultó ser más barato y podíamos hacer muchas cosas que en nuestras patrias no estaban permitidas. Salía a cuenta disimular, nos reunimos y decidimos que los fabricantes de sillas de ruedas produjeran prótesis para el asco por el otro. Entonces los artesanos de la ortopedia promovieron degustaciones de sopas originarias de varios lugares de dónde venían los otros, invitaron a nuestras fiestas nacionales a conjuntos folclóricos con tambores extravagantes, compartieron tertulias en televisión con unos pocos otros seleccionados especialmente, inventaron la world music y lucimos camisas bordadas con flores.

Sin embargo fue inevitable, cundieron preguntas incómodas. ¿En mi familia éramos todos nosotros o había algún otro olvidado? ¿Si yo resultaba no ser uno de los nuestros, me retirarían el carnet para acceder gratuitamente a los grandes eventos culturales del centro?

Como abrimos esta entrada, en estos días los unos y los otros son protagonistas en ambas orillas de Atlántico. El próximo 27 de octubre se enfrentan en Argentina y el 10 de noviembre en España. Mientras tanto hoy ejercitan el arte del desencuentro en Barcelona. Vaya a saber mañana en cual estadio o patria deciden volver a competir a garrotazos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s