La fascinación de lo siniestro

Kitsch Boss-1

Los atuendos militares fueron un factor importante en las investigaciones que exigió la escritura de Kitschfilm. Cuando descubrimos los álbumes con las fotos de Adolf Neunteufel luciendo elegante uniforme de la Wehrmacht, dedicamos algo de tiempo al tema de la sastrería guerrera de los nazis. Un tema complejo porque algunas sugerencias pueden perturbar ciertas certezas ideológicas un tanto enredadas hoy en día.

En primer lugar existieron dos categorías de guardarropas muy definidas: las de los ejércitos de tierra, mar y aire y las de los SS, los muchachos de la calavera. Sus trajecitos negros fueron diseñados con esmero y un par de objetivos muy contundentes: amedrentar y a la vez seducir. Estas estrategias de la mirada también fueron aplicadas al resto de las tropas de combate no pertenecientes a este grupo de elite. Porque los alemanes tuvieron muy en claro, ya desde los años veinte, que sus uniformes debían realzar las supremas condiciones físicas arias (¿supremacismo, dónde escuché esto?), imponer terror pero también emanar un aura de hipnótica estética. Por lo tanto unieron las dos facultades que la costura militar debe considerar: la ceremonial y la combatiente. Cuando los nazis entraban a una ciudad ocupada, varias emociones turbaban a las personas vencidas que los observaban desfilar (otra vez la imagen al poder, ¿o el poder de la imagen?): Miedo, ante todo, pero también cierto tipo de deslumbramiento. Mezcla incómoda de sentimientos que indujo posteriores revanchas crueles, sobre todo cebadas en las mujeres que confraternizaron con el invasor. Venganzas “reivindicadoras” que, quizás, sirvieron para ocultar culpas colectivas.

Es conocido que la parafernalia del Reich embobó desde un primer momento a la juventud alemana. También que Hugo Ferdinand Boss fabricó los distintos tipos de vestuarios (propios de una puesta operística) sobre pedido de Hitler y que utilizó mano de obra esclava. La familia Boss obtuvo contratos millonarios como sastres oficiales del nazismo. Los talleres de la casa matriz estaban instalados en una pequeña ciudad del sur de Alemania, Metzingen.

Cuando terminó la guerra la firma Boss fue multada por considerarla partícipe necesario y beneficiario directo del régimen nazi. Ya en el año 1953, todo estaba olvidado y los herederos de Hugo Boss reconvirtieron la empresa en la exitosa sastrería de estilo con exclusivos diseños para jóvenes ganadores en el mundo de los negocios y el deporte que hasta hoy abre sus tiendas de lujo en las calles más caras por metro cuadrado desde Miami hasta Barcelona, sin dejar de lado Buenos Aires.

Un par de apuntes al cierre de esta entrada, esta obsesión por la coquetería castrense la pagaron caro los soldados que padecieron el invierno en la campaña de Rusia. Fueron enviados al frente oriental con botas cuyas suelas estaban remachadas con sendos clavos. Excelentes conductores metálicos que aceleraban los procesos de congelamiento en los pies. Los alemanes, que creyeron ir de “vacaciones” al este, jamás hubieran complementado sus gallardos uniformes con las toscas, pero benefactoras, “valenki”, un folclórico calzado de fieltro que permitía a los rusos soportar sin consecuencias las temperaturas gélidas.

Adolf Neunteufel era un austríaco de baja estatura. Tanto cuando llegó al Alto Paraná en 1932, como durante sus años combatiendo en la SGM y hasta poco tiempo antes de morir en Posadas (Misiones – Argentina), siempre calzó botas de caña alta que realzaban su marcial manera de caminar. Ya fuera en Stalingrado con cuarenta grados bajo cero como en la Triple Frontera con cuarenta grados de calor a la sombra.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s