Los Wandervögel

VOGEL

En la página 33 de Kitschfilm considero que Adolf Neunteufel fue un Wanderer, un viajero casi a la deriva en la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil. Fuera del libro quedaron lecturas sobre los Wandervögel (wanderer: caminante + vogel: ave), personajes muy cercanos a este explorador ornitólogo que rastreó en el Alto Paraná al Yasí – yateré, el duende-pájaro que lo obsesionó durante ocho años.

Cuando Neunteufel llegó a la región en 1932 con 23 años, podría haber ya militado durante su adolescencia en este movimiento juvenil pangermanista. Si bien los Wandervögel nacieron en Alemania hacia 1896, en 1911 estaban bien consolidados en Austria y en la histórica concentración masiva en el monte Meissner al sur de Kasssel (ciudad alemana donde comenzó Kitschfilm), grupos de chicos, pocas chicas, llegados desde el corazón del imperio Austrohúngaro no pasaron desapercibidos ni por número y tampoco por la pasión de sus discursos. Románticos, patrióticos, nómades, abominaban del liberalismo, el progreso, la revolución industrial y sobre todo de la escolarización de la época. Practicaban la comunión con la naturaleza, el paganismo pre cristiano, acampaban en las ruinas de castillos, bosques y aldeas medievales. Eran “místicos vitalistas” que en 1923 sumaban más de 50.000 miembros, ¿podrían compararse con la Beat generation? ¿Tal vez con los revolucionarios del mayo sesentero? ¿Hippies ecologistas? puede que sí y también no. Amaban la música, algo fenomenal ¿verdad?, pero la foto comienza a virar del sepia al negro poco a poco. Sus cantos eran corales y populares (Volkslieder) y admiraban, además de las canciones de marineros, los himnos de guerra de los Lansquenetes, mercenarios muy amigotes de los Tercios españoles. Bueno, nada del otro mundo, Las aventuras del capitán Alatriste de Pérez-Reverte fue un best seller que emocionó a toda Iberoamérica. También detestaban el alcohol, el tabaco y promovían la abstinencia sexual, ¡estupenda moral sanitaria! (Sugerimos la película El balneario de Battle Creek de Alan Parker, 1994: http://pelisencastellano.com/ver-el-balneario-de-battle-creek-en-castellano-online.html/. Debe haber mejores opciones, se aceptan links preferentemente en idioma original y con subtítulos).

Los Wandervögel conectan con otros proyectos de agrupaciones juveniles, más o menos, contemporáneos en todo el mundo. Destacan los Batallones Escolares de España, Italia, Portugal, Suiza con sucursales en Sudamérica. Desde Bolivia surgió una frase que rescata el Instituto Francés de Estudios Andinos (Françoise Martínez): “¡Que nuestros indios se conviertan en pequeños suecos!”. En Bolivia copiaron a fines del siglo XIX los planes de estudio de Argentina con el propósito de que a través de la educación física fuera posible “regenerar a la desgraciada raza indígena”. Las elites criollas ilustradas en el poder, no ocultaban el desprecio ante los rasgos antropológicos de los pueblos originales. En total sintonía con los Wandervögel germanos todo se resumía en la obsesión por regenerar y crear una raza nueva. Tiempos en que los cuerpos de niños y niñas comenzaron a ser laboratorios de transformación social, desde Europa hasta América Latina.

A partir de mediados del siglo XIX enamora la gimnasia sueca y en todo el mundo congrega entusiastas atletas la Young Men’s Christian Association (Y.M.C.A.), Asociación Cristiana de Jóvenes en Hispanoamérica, quizás el antecedente más embrionario de la obsesión Wandervögel por el cuidado físico. Reitero mi apoyo a estas biopolíticas (si hasta he practicado yoga), quizás un tanto darwinistas socialmente, puede que algo incómodas por el lado de la represión sexual (las chicas quisieron entrar al movimiento pero fueron relegadas, algunos ultras llegaron a decir “no tenemos nada que ver con las mujeres”, estos fundamentalistas están en todo programa benéfico).

Escribiendo esta entrada en el blog, me viene a la memoria una aguafuerte breve de Roberto Arlt (escritor argentino con plena ascendencia germana): Gimnasia sueca en la Y.M.C.A. Resulta que Arlt, un fiacún (haragán en el argot rioplatense) incorregible, un día decidió ir al gimnasio de la Y.M.C.A. Durante la clase todos lo miraban y el profesor sonreía, él pensó que se debía a que lo reconocían por las fotografías en los diarios, salió con el cuerpo dolorido como si lo hubieran molido a palos. Fue entonces cuando se le acercó alguien (un poeta más joven que lo admiraba) que compartió la sesión con él y le dijo: “… hacía mucho tiempo, pero mucho que no se veía hacer ejercicios físicos tan mal como los ha hecho usted. Creo que ha llegado a la perfección. No se puede pedir nada más dentro de ese orden. Usted ha superado todas las posibilidades del ejercicio mal hecho”.

Arlt reflexionó y perseveró, y hasta visitó al médico del gimnasio que le ordenó suprimir el café y comenzar a levantarse más temprano, algo así como suicidarse para un periodista de raza. Pero aceptó las consignas, dejó el café, adelantó el despertador y salió a correr por las calles del barrio, “pero no como antes, sino respirando profundamente”. Gran cambio. En otro texto reconoce que a partir de entonces fue partidario de un montón de costumbres higiénicas y saludables, pero nunca dejó de pasarse dos o tres días refugiado en la cama leyendo, mejor si llovía. Finaliza sentenciando: “Dadle a la gimnasia lo que es de la gimnasia, y a la cama lo que es de la cama”.

Sepan disculpar la digresión, regreso a los Wandervögel. Pasaron los años y la muchachada cada vez se apasionó más con sus vínculos de camaradería (algo diferente a la amistad) y su “cosmovisión” mesiánica asentada en los pilares de salud, naturaleza, vida y patria. En 1913 uno de sus ideólogos (siempre los mayorcitos despabilados bajan línea a los más pequeños) declaró la guerra a los judíos, los comunistas y… las feministas.

Ya termino, porque el final se asoma cantado. Sobre 1932-33 casi todos estos grupos terminaron integrándose en las juventudes hitlerianas.

Neunteufel llegaba al Alto Paraná y comenzaba Kitschfilm.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s