Tango y metafísica en Kitschfilm

Waldi OK

El profesor- doctor en filosofía Ubaldo Pérez Paoli, con identidad encubierta, participó en Kitschfilm aportando información que puede leerse en la página 85. Quedaron fuera algunos comentarios que compartimos en esta entrada. Pérez Paoli actualmente es docente universitario de filosofía, latín y griego en Alemania, la música es otro de los talentos que no le han sido ajenos durante su vida. Ha participado en proyectos artísticos vinculados con el tango en castellano y alemán, además de su obra musical es sustancial su trabajo literario (http://www.auroraboreal.net/aurora-boreal/editorial-aurora-boreal/2312-diez-casos-interruptos-y-otras-perplejidades-ubaldo-perez-paoli).

Cuando concluyó de leer el libro escribió estas líneas.

En todo momento me queda la pregunta sobre el modo en que están entendidas las cosas, si como juego o como elemento “real” de la trama. Como sugiere Fernando Jiménez, esa trama clara posiblemente no exista. Me gusta mucho la forma de relatar y de mezclar los planos, las perspectivas, tiempos y espacios, los lenguajes. Justamente, ese no entender tiene un atractivo inmenso y se integra perfectamente en la brutalidad general con que pintas la invasión de la selva y de los pueblos indígenas. Esa mezcla de poesía con Kitsch y con el realismo más descarnado me resulta verdaderamente fascinante. Con respecto al lenguaje, hay muchas palabras que aún desconozco de las que utilizas, fundamentalmente la nomenclatura de plantas y animales. Tendría que leerlo por lo menos una vez más con detenimiento.

El lenguaje puede llegar a ser muy seductor y conducir por caminos en los que uno puede quedar abandonado.  El lenguaje conduce de una palabra a la otra, de esta a la siguiente, y así. Es cierto que el pensamiento va íntimamente ligado al lenguaje, pero debe, creo, conservar su libertad. La mera asociación de ideas provocada por el lenguaje no es lo mismo que el pensamiento. Las piruetas que hace Derrida, sobre todo, son fascinantes, pero esa fascinación no es idéntica con una convicción pensante. Pienso, por ejemplo, en su “Farmacia de Platón”, donde del uso de la palabra pharmakon en el Fedro, deduce un montón de cosas, entre otras la preeminencia del Logos sobre la escritura en lo que él cree que es la “Metafísica” tradicional, o en el final de su discusión sobre el poder y el dominio para Walter Benjamin en “Fuerza de ley”, donde termina con la firma de Benjamin: “Walter” (= “el dominante”). Muy sugestivo todo, y da mucho que pensar, pero no es lo mismo que pensar.

Como te digo, se puede hablar mucho de esto, empezando por la obsesión de Heidegger con la palabra a-lêtheia. Sus pensamientos al respecto me parecen excepcionales, su apego a una palabra y su convicción de que la palabra dirige, por así decirlo, la historia de Occidente, no.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s