Genocidio y eugenesia en las colonias africanas de Alemania

NAMIBIA

Neunteufel desde joven vivió obsesionado con las colonias que Alemania perdió en Africa al final de la Primera Guerra Mundial. Encontré un par de referencias y están registradas en Kitschfilm.

Estudiando la presencia germana en el continente africano, esta se suele encuadrar en el marco de la “moderada” intrusión que entre 1871 y 1918 el II Imperio Alemán protagonizó a nivel mundial. Una información reciente desdice este discurso, nos muestra un capítulo atroz del colonialismo pangermanista y reinstala una conjetura. Neunteufel en realidad quiso emigrar en 1932 al Africa, pero las condiciones geopolíticas de la época lo empujaron hacia Sudamérica. La noticia que se acaba de difundir desplaza el genocidio armenio perpetrado entre 1915 y 1923 al segundo puesto en el ranking histórico de la infamia. Los alemanes pasan al frente con la eliminación de las etnias herero y nama, cometida entre 1904 y 1908. El lugar: Namibia, la Deutsch-Südwestafrika (Africa del Sudoeste Alemana), tan añorada por Neunteufel y que fue colonia alemana entre 1884 y 1915.

A fines de agosto se realizó una ceremonia religiosa en una iglesia de Berlín y una delegación llegada desde Namibia recibió los restos de 27 personas masacradas por los soldados del entonces Imperio Alemán. Pero ¿Qué hacían esos despojos en Alemania si la feroz represión tuvo lugar en otro continente?

El responsable de este exterminio fue el general Adrian Dietrich Lothar von Trotha, uno de los apellidos más aristocráticos de Alemania. No cabe abundar en las atrocidades de von Trotha, están ampliamente descriptas en Internet. Sólo se me ocurre destacar unos ejercicios premonitorios, los herero fueron obligados a trabajar hasta morir en campos de concentración y algunos llevados a Alemania para efectuarles investigaciones antropológicas raciales y eugenésicas: Los esqueletos que se entregaron en Berlín durante el homenaje póstumo y el mea culpa alemán.

Activistas de la etnia herero emigrados en los años ochenta a los Estados Unidos impulsaron las investigaciones sobre este genocidio oculto. Su apariencia física era llamativa, mestiza. En todas sus historias se transmitía una marca que desgarró el pasado de sus familias. Narraban las violaciones de abuelas, bisabuelas y el destino de los niños que nacieron de esta violencia sexual. En la mayoría de los casos, el nombre de los padres eran desconocido pero no su origen, soldados y colonos alemanes.

Algunos descendientes de Von Trotha viajaron en 2007 al Africa en octubre de 2007 y pidieron disculpas públicas. Pero aún Alemania niega el pago de indemnizaciones, alegando que ha enviado cientos de millones de euros en cooperación a Namibia desde su independencia de Sudáfrica en 1990.

En el año 2015 Reinhard Kossler publicó un libro ampliamente documentado, Namibia y Alemania: Negociando el pasado.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s